Mensagem de Nosso Senhor Jesus Cristo à sua amada filha Luz de Maria, 30 de Novembro de 2018

 

 

 

Nuestro amado Señor Jesucristo me dice:

 

Amada Mía:

 

¡MIRA CÓMO LOS HOMBRES NIEGAN LA VERDAD DE ESTOS MIS LLAMADOS CON LA FINALIDAD DE COLOCAR LA MÁSCARA DEL BIEN ANTE LA ACOGIDA QUE LE BRINDAN A LOS MODERNISMOS, ANTE EL MAL PROCEDER DE ALGUNOS DE MIS CONSAGRADOS, CON LO QUE SOY TRAICIONADO JUNTO A MI PUEBLO!

 

Dichas estas Palabras miro:
Con Su Divinidad y Esplendor, en unión de Nuestra Madre Santísima, se muestra Nuestro Señor de pie con Su Cetro, en el que distingo una esfera que representa a la Tierra y de la cual salen dos aros y de ellos una espiga gruesa que Nuestro Señor toma con firmeza con Su Mano. Impensable hermosura de Nuestro Señor que, con Su natural Amor, me mira con Sus Ojos color miel que imantan. Nuestra Madre de hermosura sin igual al lado de Su Hijo, le escucha con gran solemnidad.

 

Continúa Nuestro Señor diciéndome:
AMADA MÍA, MIRA CÓMO SOY TRAICIONADO POR ALGUNOS DE LOS QUE PROMETÍAN AMARME POR SOBRE TODAS LAS COSAS Y EN ESTE INSTANTE, ME DESPRECIAN ACOGIENDO EL LIBERTINAJE QUE EL DEMONIO LES OFRECE. Transformándose en enemigos de Mi Amor, luchan contra lo que es Divino y lo opacan simulando servirme para confundir a Mi Pueblo. Acogen la voluntad del demonio y niegan Mi Voluntad, embriagados por la maldad del demonio, predomina la soberbia en los que Me han olvidado, caminan con gran ignorancia, pero debaten Mi Verdad con argumentos infernales para mostrar el “poder terreno” que les lleva a la perdición.
LOS DEMONIOS SE HAN ABALANZADO SOBRE LA HUMANIDAD PARA INJERTARLE LA CODICIA POR LO QUE ES MÍO, ENVENENÁNDOLES CREEN CONOCERLO TODO, OLVIDANDO QUE “YO SOY EL QUE SOY”, (Ex 3,14) Y ANTE MÍ TENDRÁN QUE GUARDAR SILENCIO.
Hija Mía, ¡cuántos de los Míos caen en la maldad ante el deseo de poseerlo todo y se calumnian unos a otros, en busca de poder ante sus hermanos!
No Me respetan, sino al contrario, se burlan de Mí, no miran con transparencia ni a la luz de la Verdad el estado de esta generación decadente. Por ello no temen ofenderme, negarme, ignorarme, profanarme y la guerra del hombre contra el hombre se acerca tanto que les toma inesperadamente…
Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca; vino el diluvio y los hizo perecer a todos. Lo mismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían; pero el día que salió Lot de Sodoma, Dios hizo llover fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Lo mismo sucederá el Día en que el Hijo del hombre se manifieste” (Lc 17, 26-30).
LA PERSECUCIÓN DE MI IGLESIA VA EN AUMENTO, esto no lo viven aún de forma generalizada, aunque se acerca ese día en que aquellos que han emigrado a otros países por el mundo entero tomarán posesión de las sedes de Mi Iglesia y esta deberá ser trasladada a otro país, no sin que antes mártires de este instante, bañen con su sangre la tierra, en especial Roma.
¿DÓNDE SE ENCUENTRAN MIS HIJOS? ¿DÓNDE MI PUEBLO?
¿DÓNDE ESTÁN AQUELLOS QUE DESEAN SER FIELES CUMPLIDORES DE LA LEY DIVINA, AQUELLOS QUE DESEAN VERDADERAMENTE CRECER EN MI AMOR?
PORQUE MIRO A LOS MÍOS VIVIR SIN AMOR, LUCHANDO UNOS CONTRA OTROS, ATACANDOSE CONSTANTEMENTE.
¿En dónde se encuentran Mis fieles cuando no encuentro paz entre los hombres? Se mienten, se traicionan y como aves de rapiña se hacen pedazos unos a otros. Eso miro en Mi Pueblo: desazón, irrespeto, intolerancia y sobre todo soberbia, la que lleva al despeñadero a Mis hijos.
LOS HOGARES NO SON PAZ, SINO EN SU LUGAR SE HAN TRANSFORMADO EN ALBERGUES EN DONDE CONVIVEN DESCONOCIDOS QUE PERNOCTAN. Son pocos los hogares en donde reina la verdad del amor y el respeto. Los padres no poseen autoridad sobre los hijos. Los padres, en sorprendente número, mantienen doble vida, viven con falsedad una apariencia engañosa. YO QUE LES MIRO Y LES CONOZCO, ME ESTREMEZCO ANTE TANTA MENTIRA EN LA QUE HA SUCUMBIDO EL HOMBRE.
El deseo de la carne supera los propósitos de enmienda en la Humanidad. La Humanidad no es consciente de cuán peligroso es perder el alma, sometiéndose a los deseos desmedidos de la carne miro varones conviviendo con varias mujeres, satisfaciendo instintos detestables ante Mí, miro varones con varones y mujeres con mujeres. Este vivir detestable a Mis Ojos, será aminorado por una nueva enfermedad que se propaga silenciosa y ante la cual no existe cura, únicamente la soledad para no contagiar a quienes les rodean.
La Humanidad se solidariza para pecar, se solidariza para ofenderme, se solidariza para embriagarse en las insidias del demonio que prepara astutamente la aparición pública del anticristo.
EL TERROR ESPERA A MIS FIELES, POR ELLO LES HE LLAMADO A VIVIR EN UN CONSTANTE CRECIMIENTO, LES HE LLAMADO A AUMENTAR LA FE Y A ESPERAR EL AUXILIO DE MI CASA:
MI ÁNGEL DE PAZ. (1)
¡Pobres de aquellos que Me han dejado de lado por seguir a hombres que yerran, a hombres que creen conocerme y no Me conocen a profundidad debido a que se encuentran condicionados a liderazgos dentro de Mi Iglesia!
¡SON TAN POCOS LOS QUE ME SIRVEN SIN INTERESES, QUIENES ME AMAN SIN INTERESES, QUIENES SE DESPOJAN DE SUS INTERESES PARA CUMPLIR MI VOLUNTAD!…
Por ello convoco a Mi Pueblo de todas las naciones, a los que Me aman por sobre todas las cosas, a los que luchan por la conversión, a los que confían en Mí, a los que Me abren el corazón para que no se permitan ser contaminados por la oscuridad del mal y para esto llamen a Mi Madre con confianza: “AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA”.
¡CUÁNTOS DE MIS HIJOS ME RECIBEN INDEBIDAMENTE! SOY CONFUNDIDO EN LA BOCA CON UNA GOMA DE MASCAR Y LUEGO ARROJADO AL SUELO SIN NINGUNA CONCIENCIA.
¡GENERACIÓN PERVERSA!…
RECÍBANME DEBIDAMENTE PREPARADOS PARA QUE RESISTAN, PERO SOBRE TODO, NO ME LLEVEN A PASAR DOLOR LUEGO DE RECIBIRME, SI NO SE ENCUENTRAN DISPUESTOS A VIVIR SIN OFENDERME. MI CUERPO Y MI SANGRE NO PERMANECEN ÚNICAMENTE DURANTE LA COMUNIÓN, SINO YO VIVO EN CADA UNO DE USTEDES PROLONGADAMENTE.

 

Oren hijos Míos, oren por Argentina, tierra de disputas y calamidades gestadas por el hombre.
Oren hijos Míos, oren por Estados Unidos, continúa padeciendo por la Naturaleza y desde dentro.
Oren hijos Míos, oren por Rusia, sorprende al mundo.
Oren por Guatemala, la ira de sus volcanes se cierne sobre ella.
Oren unos por otros, oren y minístrense unos a otros.
SALVEN EL ALMA Y SABEN ¿QUÉ ES EL ALMA?…

 

 Les bendigo desde Mi Sacratísimo Corazón.

 

Su Jesús
AVE MARIA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARIA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARIA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

 

(1) Revelaciones sobre el Ángel de Paz

 

COMENTARIO DEL INSTRUMENTO

 

Hermanos:
Ante esta Palabra Divina que nos conduce por sí sola a la meditación de la realidad en que vivimos, debemos responder y no permanecer indiferentes. Tenemos que orar y en la práctica de esa oración acercarnos a los hermanos que se han alejado de Dios, acercarnos con ese Amor fraterno que se ha perdido para que miren el dolor en el que la Humanidad ha sumergido a Nuestro Señor.
El hombre sin Dios llega a sus más bajos instintos y se atribuye todo para sí, dejando de lado al Creador, pasa a sentirse creador y dueño.
El peligro de caer en la soberbia se mantiene ante cada uno y no por servir a Dios se está exento de ello, por eso nuestro amado Jesús nos dice: no se fabriquen dioses en ustedes.
Hermanos, la Vida Eterna es para quienes cumplan la Voluntad de Dios y así alcancen la fusión con la Trinidad Sacrosanta.
Oremos unos por otros para que nunca nos falte el aceite para mantener la lámpara encendida. (Cfr. Mt 25,1-3.)
Amén.

DESCARGAR

 

 

 

 

Hermanos:

 

Nos preparamos para celebrar el Adviento, el “tiempo de espera” en que cada año se nos ofrece como tiempo de Gracia y Misericordia para que, como hijos de Dios, tengamos la oportunidad de ir madurando y caminando hacia la conversión definitiva.
Esta celebración litúrgica la debemos vivir más profundamente, más místicamente, para que vivamos e interioricemos el misterio de ese Niño del Pesebre que nos enrumba hacia la Parusía final en donde se dará inicio a la nueva creación del Cielo Nuevo y la Tierra Nueva de lo que habla el Apocalipsis (Cfr. Apoc 21,1).
Esta espera nuestra, hermanos, no es una ficción, ES LA MÁS GRANDE VERDAD QUE EL HOMBRE PUEDA VIVIR, pero lamentablemente esa lámpara que debe permanecer llena de aceite fresco se encuentra saturada del yo humano, al que le es tan difícil al hombre renunciar mientras no haya una reconciliación definitiva con Cristo.
ES ADVIENTO, HERMANOS, ESE TIEMPO ENTRE EL “YA” Y EL “TODAVIA NO”, EL “YA” DE LA ENCARNACIÓN Y EL “TODAVÍA NO” DE LA PLENITUD ESCATOLÓGICA.
ESE NIÑO DEL PESEBRE ESTÁ PRESENTE EN MEDIO DE NOSOTROS Y SU PRESENCIA CONTINUARÁ HASTA EL FINAL DE LOS TIEMPOS.
Vivimos, sí, en medio de la Humanidad carente del Amor Divino, del respeto al prójimo, de la soberbia que el hombre toma del demonio, en medio de la injusticia y de la miseria del corazón humano, en medio de la muerte de inocentes, de criaturas que no se enteran de la llegada de la Navidad, pues viven no solo en la miseria, sino en medio de la guerra, que no les permite ni un respiro, en medio de los que crecen con hambre y con sed y se sostienen porque creen y no renuncian a la fe en Dios, amén de ser perseguidos.
Por ello, hermanos, OFREZCAMOS AL NIÑO DIOS LA DECISIÓN DEFINITIVA DE LA CONVERSIÓN, de ser cada instante dignos de ser llamados hijos de Dios y de amar al prójimo como a nosotros mismos, no como a enemigos a los que debemos dar caza.
No vivamos esta Navidad con sentido comercial o mundano, sino ante el instante en que vivimos, trascendamos espiritualmente y miremos desde la óptica de la esperanza, deseosos de orar unos por otros, de laborar unos por otros y compartir ese AMOR MISERICORDIOSO QUE EN EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN NOS PARTICIPA ESE GERMEN DEL AMOR DIVINO Y QUE LUEGO SE HACE HOMBRE PARA LA SALVACIÓN DE LA HUMANIDAD.
Para los hijos de Dios, el escuchar la voz del que predicó en el desierto debe dar fruto y motivarnos a ser criaturas humanas abiertas al Amor de Dios, al prójimo y a ser mensajeros de paz que alerten a tiempo y destiempo a cada hermano para que no nos encuentre el Señor con los brazos cruzados y la boca tapada, sino QUE NOS MANTENGAMOS EN ESA CONSTANTE ESPERA Y DESEOSOS DE QUE ESE NACIMIENTO DEL NIÑO JESÚS LOGRE QUE EN NOSOTROS NAZCA EL ARDIENTE DESEO DE SER TODOS DE JESÚS Y  TODOS DE MARÍA SANTÍSIMA.

 

Luz de María.

 

 

 

Fonte: https://revelacionesmarianas.com/index.htm

Publicações Relacionadas

Leave a Comment